fullsizeoutput_2

Oportunidad de inversión en la primera película española sobre la crisis financiera

Dentro de los distintos proyectos que configuran Programa en Espiral, ya hemos dado banderazo de salida a la realización de la primera película española sobre la crisis financiera y el rescate bancario. Al contrario de lo que ha sucedido en otros países, donde la industria del cine ha relatado lo ocurrido y las consecuencias de la mayor crisis financiera de la historia, en España se ha hablado muy poco de estos temas, se ha extendido una especie de “pacto de silencio” y de taparse las vergüenzas unos a otros. Leer el diario de sesiones del congreso de diputados, de la comisión de investigación sobre la crisis financiera y el programa de asistencia financiera, produce bochorno, rabia y tristeza, contribuyendo así a que continúe el analfabetismo financiero, que sigue siendo uno de los grandes males de la sociedad española.

Títulos como La Gran Apuesta, El Lobo de Wall Street, Inside Job, Malas Noticias, Margin Call, Los últimos días de Lehman Brothers, entre otras cintas, han tratado de arrojar luz sobre el último terremoto económico, demostrando la capacidad del cine para educar, divulgar y concienciar a la sociedad.

Y esto es lo que pretendemos con esta película, ¡primero entretener!, y también ayudar a la ciudadanía española, a través de una historia basada en casos reales, a entender lo que paso en esos años, para que evitemos cometer los mismos errores y seamos conscientes de que es posible un nuevo modelo en los servicios financieros.

Invertir en cine es una opción muy rentable para inversores, y no tan solo para grandes patrimonios, ya que los incentivos fiscales a la producción audiovisual permiten a los inversores conseguir una rentabilidad muy superior a la que ofrecen otros productos de inversión.

La ley del cine introdujo una serie de deducciones para potenciar un sector que supone más del 2,5% del PIB y da trabajo a más de un millón de personas. Su aparente complejidad, y la ya tradicional separación entre la industria del cine y la industria financiera, ha lastrado hasta ahora la utilización generalizada de estas ventajas fiscales.

La normativa tributaria permite a los productores deducirse de su cuota el 20% del primer millón, y dos puntos menos (18%) a partir de ahí hasta un presupuesto de 15 millones del total, descontando las subvenciones obtenidas. Para conseguir estas ventajas, el productor de una película crea lo que se conoce como agrupación de interés económico (AIE, que en nuestro caso ya esta constituida), en la que cualquier persona puede convertirse en socio. En función de su participación, el inversor puede deducirse en su declaración de la renta (persona física) o en el pago del impuesto de sociedades (si es una compañía) entre el 18% y el 40% del coste del largometraje. Es un magnífico negocio, con independencia de que se obtengan beneficios procedentes de la distribución y explotación, por las ventajas fiscales y especialmente atractivo para empresas, empresarios o profesionales con cuotas fiscales positivas. Encima el efecto es sencillo: compensan saldos y reducen el impuesto que tienen que pagar y es seguro; el beneficio tributario se obtiene siempre, con independencia de que la producción tenga éxito o no.

Como en tantas otras industrias, la revolución digital esta cambiando radicalmente el modelo de negocio del cine, y ahora más que los ingresos por taquilla, los beneficios se obtienen fundamentalmente por la venta de los derechos de comercialización, donde las plataformas están ávidas de buen contenido. Si aparte de esta venta de derechos, la película obtiene relativo éxito en taquilla, con un buen guion, buenos actores y sabiendo hacer el ruido adecuado, la rentabilidad financiero fiscal puede llegar a superar el 30%, en un plazo de dos/tres años, absolutamente imbatible en otros productos de inversión, y encima completamente descorrelacionado con la evolución de los mercados financieros. Lo que en el argot financiero siempre hemos hablado de “tirar a parado”.

Aparte de los beneficios fiscales (garantizados) y de explotación (muy alcanzables), invirtiendo en esta película, contribuyes a aportar tu granito de arena en la necesaria transformación de la mentalidad de la sociedad española para ayudar a conectar a los ciudadanos con su mundo financiero. Esta película no pretende demonizar al sistema, pero solo a través del conocimiento, podemos evitar que cometamos los mismos errores.

Si te animas a invertir en la película, o bien distribuir entre tus clientes, escríbenos a marta@programaenespiral.com y nos pondremos en contacto contigo para darte información mas detallada sobre el modelo de negocio, importes mínimos y operativa para realizar la inversión.

¡Te esperamos en la premier que llevaremos a cabo en la primavera/verano del 2021!

                                                                               Un nuevo modelo es posible, también en la industria del cine

Martin Huete. Junio 2019

 

PD: Si estas interesado en recibir  información periódica  sobre la evolución del proyecto de programa en espiral, apúntate a la lista de distribución en www.programaenespiral.com

Aprende y Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este formulario para recibir información detallada acerca de Cobas AM.

Rellena este formulario  para recibir información detallada acerca de Buy& Hold, Fondo de inversión de renta variable y renta fija.

Rellena este formulario  para recibir información detallada acerca de N26 Banco. 

Rellena este formulario para recibir información detallada acerca de Finizens.

Rellena este formulario para recibir información detallada acerca de Raisin.

Rellena este formulario para recibir información detallada acerca de Preahorro.

Rellena este formulario para recibir información detallada acerca de A&G Banca Privada