Martin Huete

Las comisiones en los fondos de inversión (I)

A la hora de contratar un fondo de inversión es importante que el inversor conozca todas las comisiones y costes en los que incurre ya que éstos, junto con la inflación y la fiscalidad, son el gran enemigo de la rentabilidad.

En principio, la normativa que regula los fondos de inversión en España habilita a las entidades a cobrar por cuatro conceptos distintos: gestión, depósito, suscripción y reembolso. La cuantía y los requisitos de cada uno se detallan de manera pormenorizada en el folleto de cada Fondo de Inversión.

Sin embargo existe otra forma de categorizar los costes a un nivel superior. Así, encontramos otra clasificación que distingue por un lado el AMC (Annual Management Charge, o coste de gestión) y el resto de gastos soportados por el fondo hasta conformar el TER (Total Expense Rate) como costes en los que incurren los inversores individuales por los servicios profesionales que se les ofrecen al comprar un fondo; y por otro, los costes explícitos e implícitos que se derivan de la inversión en activos subyacentes y de la exposición al mercado respectivamente, costes que al fin y al cabo tiene que soportar cualquier tipo de inversor individual o institucional por acceder al mercado.

Atendiendo a lo dicho, los dos primeros tipos de costes serían los directamente cuantificables, y los que pueden conocerse con antelación.

El tercer tipo, aunque también cuantificable, se diferencia de los primeros en que no es posible conocerlo de antemano, y en él incluiríamos los costes de transacción.

El cuarto y último tipo, los costes implícitos, son aquellos difícilmente valorables, y muy variables, que dependen de factores como el tipo de mercado al que se accede, los impuestos correspondientes, y el tipo de política de gestión del fondo. Estos costes aparentemente “ocultos” pueden llegar a ser ciertamente relevantes, y en ellos nos centraremos en el próximo post.

Como hemos dicho, el ratio TER incluyendo el AMC, es el que designa los gastos “totales” de un fondo. Sin embargo, la última directiva referente a fondos de inversión introducida por ESMA, sustituye este ratio por el OGC (On-going charges), por lo que ha pasado a ser éste obligatorio para todas las gestoras que operan con fondos UCITS, convirtiéndose así en el único concepto relativo a gastos que está armonizado en toda Europa. Las gestoras lo calculan individualmente para cada fondo y se detalla posteriormente en el DFI (Documento de Datos Fundamentales para el Inversor).

A modo resumen, simplemente decir que los OGC son todos los gastos “corrientes” que tiene un fondo anualmente, y se restan de su valor liquidativo. Se calculan como el total de los costes soportados efectivamente por el fondo dividido por el total del patrimonio por cien, expresándose así como el porcentaje del valor de los activos que es coste soportado por el fondo. En otras palabras, son todos los pagos que se deducen de los activos de una institución de inversión colectiva (IIC) durante un período de tiempo determinado, y que son soportados en definitiva por los partícipes de dicho fondo.

Para ayudar al inversor a que conozca su estructura y por tanto pueda controlar y minimizar cada una de las comisiones que asume a la hora de invertir, procedemos a detallar a continuación los principales costes incluidos en el OGC, y los límites máximos aplicables anualmente:

Com1T1

IC2

Ana Huete / Martin Huete. Julio 2016

 

Fuentes:
– Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
– ESMA – CESR’s guidelines on the methodology for the calculation of the synthetic risk and reward indicator in the Key Investor Information Document (https://www.esma.europa.eu/sites/default/files/library/2015/11/10_673.pdf)
– The Investment Association
– BOE (RD 1082/2012, de 13 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley 35/2003, de 4 de noviembre, de instituciones de inversión colectiva).

 

Martin Huete

Investment Services Industry Analyst. Blogger. Co-Founder at Finizens. Keen on Golf, Fitness and Motorbikes.

8 comentarios

Deja un comentario

  • Fantástica nota. Muchas gracias. Para redondearlo, creo que os ha bailado un dígito en la comisión de depositaría máxima 🙂

  • Excelente labor e información Martin. Los pequeños inversores particulares necesitamos del apoyo de profesionales como tu. A raiz de tu artículo he querido realizar una aproximación real a un fondo de mi cartera (renta variable mixta global) y, tras consultar su última auditoria anual, efectivamente, me he quedado muy soprendido y preocupado. Te comento varios aspectos para que me des tu opinión (y me indiques si hay algo que se me está escapando al respecto o la realidad es así de cruda):

    (i) No hay forma de conocer los costes de transacción. Al contabilizar las operaciones sobre activos financieros por su valor neto (compra-ventas principalmente), como partícipe no puedo saber si los costes generados de transacción fueron razonables o no.
    (ii) Por supuesto, tampoco si los precios y horquillas aplicados se correspondieron con la oferta-demanda de cada momento en el mercado.
    (iii) Tampoco se informa si el Broker que intermedia forma parte del grupo financiero del gestor o no. ¿No debería detallarse el nombre de este tipo de intermediarios en los folletos?
    (iv) No se recoge ningún dato que indique la rotación en la que está incurriendo el Gestor respecto al patrimonio del fondo.
    (v) En el apartado de “operaciones vinculadas” (Gestor y Custodio pertenecen al mismo grupo bancario) el auditor indica que se han efectuado transacciones por importe de más de 80 millones de euros, cuando el patrimonio del fondo es tan sólo de 5 millones. Entiendo que se tratará de puntas de tesoreria o repos, pero siendo un tema delicado, tampoco se explicita su naturaleza y condiciones ni, por supuesto, posibles costes de transacción asociados.
    (vi) El auditor menciona los 80 millones porque se trata de operaciones vinculadas pero, ¿a cuánto ascendieron las no vinculadas?
    (vii) Si la filosofía del fondo es generar valor a largo plazo, mediante una cartera estable de un par de docenas de valores ¿cómo es posible este nivel de rotación? ¿qué gasto real está generando todo este movimiento? ¿el partícipe minoritario está legalmente “ciego” y desinformado al respecto? ¿de qué me sirve realmente conocer que las comisiones del fondo son del 1% sobre su patrimonio (50.000 eur anuales), si las compraventas y otras operaciones en el ejercicio superan los 80 millones y pueden estar generando costes de transacción por más de 500,000 euros (en hipótesis de un coste del 0,50% sobre nominal)?

    Dado el historial de conflictos de interés, mala praxis y abusos de los grupos bancarios en nuestro país, ¿es realmente posible esta falta de TRANSPARENCIA e INDEFENSION del pequeño ahorrador vía fondos? ¿y qué hay del Regulador y de la normativa Mifid al respecto, no se supone que deberían contemplar todos estos aspectos para proteger al inversor? Esto es realmente alarmante y susceptible de fuertes niveles de mala praxis.

    Gracias anticipadas. Un saludo.

Sígueme en redes sociales

Estaré encantado de conectar con personas interesantes.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

A %d blogueros les gusta esto: