Martin Huete

Inverco presiona para que nada cambie en la venta de los fondos

En las últimas semanas, han proliferado los artículos y las noticias señalando los ímprobos esfuerzos de la banca para hacer presión ante las autoridades del Ministerio de Economía, ante la inminente publicación en las próximas semanas de su propuesta de transposición de la directiva europea MiFID II. Teóricamente, debería de entrar en vigor en enero de 2018, aunque todo apunta, (en la primera batalla que parece que si han ganado), a que se apruebe una nueva dilación y/o periodo transitorio, que es una forma más elegante de nombrar el enésima retraso en ponerlo en marcha.

Andan revueltos y atacados, porque temen que se les escape el suculento negocio que supone para los bancos la venta y distribución de fondos en España a través de sus redes. Estos ingresos superaron los 2.400 millones de euros en 2016 y la regla es muy sencilla, las gestoras, tanto las propias como las internacionales, retroceden en media más de dos terceras partes de las comisiones de gestión a los comercializadores y siendo la cifra de activos invertidos en fondos superior a los 260 mil millones y estimando unas comisiones de gestion medias  del 1,50 %, se calcula fácilmente la cifra (260 * 1,50 *2/3). Sí  a estos ingresos por la comercialización de fondos propios y ajenos, les sumamos el resto de ingresos de las gestoras pertenecientes a los bancos, el negocio de la banca en fondos de inversion sobrepasaría ampliamente los 3.500 millones de euros, espeluznante ¿no?. Y encima para que la inmensa mayoría de estos fondos que nos venden, sean caros y malos.

Así, la forma en la que el Ministerio de Economía transponga esta Directiva puede poner en riesgo este millonario negocio, por lo que conocemos hasta ahora, esta transposición contempla tres supuestos para poder seguir cobrando estas retrocesiones: considerarse asesor no independiente, ofrecer una oferta amplia de fondos y por último, permitir también acceso a otras tipologías de productos, de alguna manera que se justifique un valor añadido al cliente.

Como no podía ser de otra forma y en la mas amplia tradición de la casa, la patronal de las gestoras de fondos (Inverco)  ha salido al campo de batalla a defender las posiciones del lobby bancario de manera entusiasta y no solo eso, sino que ahora aboga porque se contemple un cuarto supuesto para poder seguir cobrando retrocesiones y es que “el comercializador informará al ahorrador ex-ante y ex-post de la cuantía exacta y total del incentivo percibido por el comercializador”. Es decir que todo siga igual.

Y uno se pregunta varias cosas:

  • ¿Pero no habíamos quedado que esta transparencia era uno de los requisitos ineludibles de MiFID II, que se tenía que cumplir si o si?.
  • ¿Cómo pueden seguir las gestoras independientes (que no necesitan a las redes bancarias) en esa patronal, que lo único que hace es defender la posición de los bancos?.
  • ¿Cómo pueden seguir las gestoras internacionales haciendo el juego a las redes que les machacan económicamente?.

Todo parte de una palabra, miedo, miedo de los bancos a perder su posición de privilegio y dominio en esta industria, miedo de las gestoras independientes al orden establecido y miedo de las gestoras internacionales a molestar a las poderosas redes de distribución y a que se mueva el tablero más de lo necesario.

Lo más gracioso de la nota de Inverco, es cuando dicen que piden este cuarto supuesto en defensa del ahorrador, porque sino “se traduciría en mas costes para el inversor, al tiempo que dejaría fuera del asesoramiento a los clientes con menor patrimonio”, realmente lleva al sonrojo estas afirmaciones y sinceramente es para hacérselo ver, es no darse cuenta del nuevo mundo digital  y de desintermediacion bancaria que viene en la distribución de los fondos de inversion, aparte de preguntarse uno el motivo de que no salieran en defensa del ahorrador en periodos anteriores, denunciando por ejemplo, el tema de las clases E, los costes ocultos de los fondos, la aberración de los fondos garantizados, el boicot a las cuentas ómnibus y tantas malas practicas en la venta de los fondos que han sido y son, moneda corriente en la industria.

Lo de la patronal de las gestoras de fondos es como si la patronal de transporte por carretera exigiera al Ministerio de Hacienda mantener los peajes en las autopistas  para poder colaborar al mantenimiento  de las mismas, estando previsto nuevos sistemas de distribución que no necesitan pagar dicho peaje, o si el sindicato de presos abogase por mayores precios en los economatos de las cárceles para contribuir al establecimiento de más y mejores rejas para sentirse mas protegidos, cuando hay en marcha un nuevo diseño de cárceles “open space”. Tal cual. Una fiesta.

Todos ellos, patronal, gestoras, bancos, intuyen que lenta pero inexorablemente, este viejo mundo de malas praxis bancarias en la venta de los servicios de inversión, tiene los días contados y que al inversor ya se le abren y se le abrirán, un nuevo mundo de posibilidades sin necesidad de visitar, ni física ni virtualmente, ninguna sucursal bancaria. Lo saben y en vez de abrirse y tratar de cambiar, se aferran a los viejos paradigmas y por eso luchan a muerte por que todo siga igual, pero es la enésima batalla que una vieja industria va a perder en este nuevo orden económico. Ya hemos visto muchos ejemplos y más que vendrán. Al tiempo.

Martin Huete. Junio 2017

 

Martin Huete

Investment Services Industry Analyst. Blogger. Co-Founder at Finizens. Keen on Music, Golf, Fitness and Motorbikes.

5 comentarios

Deja un comentario

Sígueme en redes sociales

Estaré encantado de conectar con personas interesantes.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

A %d blogueros les gusta esto: