Martin Huete

Caballo grande…

Desde que se produjo la intervención de Banca Privada d´Andorra con las conocidas consecuencias posteriores para el Banco de Madrid, creo que han surgido algunas cuestiones relativas a cómo se ha “solucionado” el problema.

Nadie duda que ante cualquier acto de delincuencia hay que ser implacable y dejar caer todo el peso de la Ley y la Justicia sobre quien los cometa, ya sea en el ámbito financiero o cualquier otro. Pero también es verdad que, personalmente, no acabo de comprender por qué el asunto tuvo que derivar en la liquidación de Banco de Madrid, con las consecuencias que ello ha tenido para los clientes primero y para un montón de buenos profesionales que se habían incorporado con ilusión al proyecto sin sospechar el veneno inoculado por la Alta Dirección del grupo. Según informó, el FROB decidió “la no apertura de un proceso de resolución de la entidad al no concurrir los requisitos previstos legalmente”. Me imagino que, básicamente, pensaron que no estábamos ante lo previsto en el apartado a del artículo 3 de la Ley 9/2012. En cristiano y resumiendo: que era un Banco pequeño y no afectaba a la solvencia del sistema.

Todo lo anterior me sirve de excusa para el tema que quiero tratar en este artículo: la falta de equidad en la resolución de crisis de este tipo dependiendo del tamaño de la entidad afectada. No voy a discutir (aunque se podría) acerca de la necesidad de rescatar a una entidad por su gran tamaño. Las consecuencias de la caída de Lehman siguen presentes y las hemos sufrido todos. Lo que si pongo en duda es por qué hay que hacerlo con las grandes y no se sigue la misma política con las pequeñas. Además, ¿cuál es el punto, y quién lo decide, a partir del que se hace necesaria la intervención del Estado?

Lo peor es que, desgraciadamente, eso traslada al ciudadano la sensación de que, por si acaso, más vale trabajar con una entidad lo más grande posible. Aparentemente así se asegura que aunque no tenga buen servicio, aunque pague mucho más de lo que debería, aunque no tenga los productos que necesita y le coloquen los que no necesita, a pesar de todo, pase lo que pase, su dinero estará respaldado por la actuación del Estado. Vamos, como dice el refranero español: caballo grande…

caballo grande

Y ese es el problema: en muchos casos, el caballo grande no anda o anda sólo en la dirección que le interesa. En los años que llevo dedicándome al asesoramiento, han sido numerosos los casos en los que lo he comprobado. Por ejemplo cuando, hace dos años, una de las grandes entidades le dijo, sin ningún rubor, a uno de nuestros clientes que si su cartera iba a estar asesorada por una EAFI, cargarían una comisión de depositaría sobre los fondos que la compusieran ya que, evidentemente, dejaban menos margen que los que ellos le proponían (infelizmente una práctica que después se ha popularizado). O la última, hace sólo unos días, cuando la mayor entidad del país ha negado a un cliente asesorado por nosotros, la solicitud de cambiar de segmento (pasando a Banca Privada), impidiendo que tenga acceso a la arquitectura abierta de fondos de inversión que necesita para la correcta construcción de su cartera ¡porque el banco es “inflexible” (sic) y no permite el acceso a esos productos desde el segmento al que está asignado el cliente, pero tampoco el cambio! Para arreglarlo, la solución ofrecida es que invierta en los fondos de la propia entidad o un contrato de gestión discrecional. Vamos señor cliente, que tiene usted que pasar por el aro. En este caso (¿se había enterado alguien de que es un cliente asesorado por una EAFI?), al menos nos queda otra solución: coger la puerta y buscar entre otras entidades que sí están dispuestas a dar, y lo dan muy bien, el servicio demandado.

Por eso me entristece que los clientes, asustados, terminen pensando y acepten que ese “maltrato” es la prima que tienen que pagar por sentirse seguros. Pero mucho más aun la certeza que, de alguna manera, eso precisamente es lo que se busca con este tipo de actuaciones. Porque los pequeños “molestamos” y complicamos la vida a los que se sitúan en el “lado oscuro de la fuerza”.

Rafael Juan y Seva

Director General. Aureo Wealth Advice.

Martin Huete

Investment Services Industry Analyst. Blogger. Co-Founder at Finizens. Keen on Music, Golf, Fitness and Motorbikes.

14 comentarios

Deja un comentario

  • No puedo estar más de acuerdo con todo lo que comentas en el artículo. Lo de Banco Madrid es una cacicada de los grandes, temerosos de perder parte de su pastel frente a independientes de menor tamaño. Si hasta para cobrar del Fondo de Garantía de Depósitos tienen que hacerlo, obligatoriamente, en una cuenta en cualquiera de los cuatro grandes: Santander, BBVA, Bankia o Caixa. Clientes y empleados que no tuvieran cuentas allí han tenido que abrirlas para recuperar su dinero.

    Respecto a las prácticas con los clientes, todos hemos vivido situaciones asombrosas por parte de entidades que “quieren ser tu banco”, pero que se esfuerzan a diario en demostrar lo contrario.

    Gracias por denunciarlo.

  • Martin:
    Me parece una magnífica iniciativa que ,con valentía, promuevas estas colaboraciones que , sin duda, van a ayudar a la Industria a espabilar y a luchar por una verdadera independencia.
    Del artículo de Rafael Juan y Seva , te comento que no puedo estar mas de acuerdo con todo lo que expone. Asistimos , una vez más, al TRISTE ESPECTÁCULO del poderoso que se quita de en medio al que le puede estorbar o molestar en un momento dado. Lo venderá como una actuación acorde con lo que marca la normativa internacional etc, etc, etc.
    Hay que seguir en la brecha, sin miedo, y luchando por un mercado en donde los distintos actores , puedan desarrollar sus proyectos con una sana competencia y defendiendo , cada uno, su estilo y sus principios.
    Un abrazo

    Luis Aguilar Fernández-Hontoria

  • El artículo refleja fielmente lo que ocurre en el sector financiero: abuso de posición de las grandes entidades con el apoyo de todo el aparato institucional del Estado (Banco de España, CNMV, FROB, …). Resultado: absoluta desprotección de los ahorradores e inversores.
    Esperemos que todos estos artículos y opiniones tengan una mayor difusión y ayuden a que los ahorradores e inversores sean conscientes de estos abusos (explícitos: los que fácilmente vemos, e implícitos: algunos que se detallan en el artículo y muchos otros que no son tan evidentes) y se apoyen en profesionales independientes en sus decisiones de dónde y qué productos son los más adecuados para colocar sus ahorros y sus inversiones financieras.

    Muchas gracias por la labor que estáis desarrollando

  • Si puedes hundir un banco por el simple hecho de que es pequeño… ¿qué mensaje están dando?…

    – La seguridad jurídica de un cliente es menor si ha confiado en un banco pequeño?
    – La responsabilidad del supervisor (Banco de España, CNMV) es menor si se trata de un banco pequeño?.

    Los clientes y empleados no fuimos a un sótano clandestino… Banco Madrid era un banco con ficha bancaria española, bajo la supervisión del Banco de España y con unos ratios de solvencia brutales.

    ¿Cómo es posible que nos cuenten que ya sabían esto hace tiempo y que a la vez se estuviera autorizando la venta de unas cuantas gestoras españolas a la gestora de Banco Madrid?,,, No se trata de rescatar un banco, se trata de realizar bien la labor de supervisor, de atacar y atajar el problema que pueda haber, con las consecuencias jurídicas pertinentes, pero preservando la seguridad de los clientes. No se trata de rescatar, se trata de no hundir, se trata de respaldar.

    Banco Madrid no era una tienda de clavos… era un banco y bajo la supervisión del Banco de España. Que yo sepa no existe el supervisor de tiendas de clavos, precisamente porque es un tipo de negocio diferente… si ustedes no van a realizar su labor de cuidar los intereses de los clientes del sistema financiero español… ¿para qué sirve el Banco de España?.

    La política monetaria ya no está en sus manos… la supervisión parece que tampoco es asunto suyo… entonces, ¿qué les queda?, ¿ser patriota = brazo político?, … brazo que, según vemos, además sirve para cerrar o no cerrar un banco según se considere que resulta más o menos conveniente desde el punto de vista político… independientemente de la seguridad que merecen sus clientes.

    Mientras tanto, los caballos grandes con las alforjas preparadas para acoger a todos los clientes escaldados y ofrecerles su “cafe (aguado o no) para todos”.

    • Buenas tardes. Muchas gracias por tu comentario. Es el autor de este artículo Rafael juan y Seva, buen amigo y mejor profesional y que actualmente es el Director General de Áureo Wealth Advice. Un abrazo

  • Bueno, yo trabajaba con opciones financieras con Interdín, el broker propiedad 100% de Banco Madrid.

    Tenemos los 6000 clientes nuestros 22 millones de euros bloqueados desde hace más de un mes.

    Desde luego no voy a pasar por el aro.

    Ahora opero en opciones sobre divisas con Avatrade, broker que depende del Banco de Irlanda.

    ¡Cuanto más lejos esté el dinero del alcance de los políticos españoles y del Banco de España, mejor!

    • Tengan ustedes cuidado con el modelo tributario 720 y su régimen draconiano de sanciones.
      La mano de los políticos españoles es muy larga, y aunque se saque el dinero fuera del pais…….

    • Buenos días Miguel Angel, gracias por comentar, seguramente seré un iluso pero yo sigo pensando que es posible cambiar el modelo actual. La razón y la lógica de la evolución de la sociedad va por este camino. Un abrazo

Sígueme en redes sociales

Estaré encantado de conectar con personas interesantes.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

A %d blogueros les gusta esto: